admin On abril - 6 - 2011

Diego Rivera es conocido como uno de los muralistas mexicanos más importantes y como un gran artista del siglo XX. A lo largo de su vida, las flores fueron protagonistas en muchas de sus pinturas como “El porteador de flores”, “Día de las flores” o “Desnudo con Alcatraces” en la que muestra la silueta de Frida Kalho, su tercera esposa y que marcó fuertemente su vida, rodeada por alcatraces, una flor con una carga y simbología muy fuertes.

Sin embargo, en la Trastienda de Quedeflores.com hoy hablaremos de una serie de obras que pintó en la década de 1940, “La vendedora de flores”. En sus últimas pinturas Rivera desarrollo un estilo indigenista y social de gran atractivo popular.

En formas simplificadas y con un colorido vivo rescató el pasado precolombino y los momentos más significativos de la historia mexicana: la tierra, el campesino, las costumbres…En la serie de “La vendedora de flores” refleja claramente al campesino oprimido.

Contrasta la blancura y belleza de las flores con el color terroso de las campesinas y la acumulación de tanta flor acaba creando una sensación de agobio que hace que al espectador le llegue más vivamente esa opresión.

En uno de sus lienzos de 1942 por ejemplo, podemos ver a una vendedora de flores arrodillada mientras que alguien, a quien no vemos, le carga en su espalda una gran cesta de calas. El lazo que abraza a la mujer muestra claramente esa opresión a la que los campesinos estaban sometidos que quería denunciar Rivera y, a pesar de la belleza de las flores, se refleja claramente la pesada carga que esa humilde campesina transportará con dignidad.

También te puede interesar:

Dejar un comentario